Quienes somos

La empresa LA OVEJA QUE BALA es una apuesta decidida de la tercera generación de una empresa familiar dedicada desde hace décadas a la fabricación de queso artesano de CALIDAD.

Los orígenes de esta familia quesera nos hacen remontar a los años 50, cuando los abuelos paternos del actual gerente de la fábrica, se trasladaron a una finca de Pozuelo de Calatraba (Ciudad Real) para hacerse cargo de un rebaño de ovejas y elaborar queso procedente de la leche de esas ovejas. Julián Hernández y su familia se trasladaron años después a la Abadía de Santa María de Benevívere (Carrión de los Condes) para seguir realizando la misma actividad quesera.

Finalmente la empresa se instaló en la localidad palentina de Carrión de los Condes, donde uno de los hijos del matrimonio, Heliodoro Hernández, continuó la saga quesera con la empresa Quesos Hernández.

Es ahora cuando la tercera generación familiar liderada por Carlos Hernández, nieto de Julián e hijo de Heliodoro, pone en marcha esta iniciativa artesanal.

Instalaciones

Nuestras instalaciones están ubicadas en el Polígono Industrial de Carrión de los Condes. Allí disponemos de una fábrica moderna y bien adaptada para la fabricación de nuestros quesos. A la entrada se encuentran los tanques de leche, cuyas bombas envían la leche hasta el obrador, donde resposará en una cuba de 2000 litros de capacidad. Tras el cuajado de la leche y su posterior corte, se hará el de forma artesanal el llenado de los moldes que darán forma a nuestros quesos.

Después de pasar por la prensa para que escurra el suero, los quesos son enviados al saladero y luego al secadero por espacio de unos 45 días. Finalmente ha llegado el momento de untar de aceite y con mucho mimo el queso, para ser enviado a las cámaras de maduración para conseguir los quesos semicurados, curados o añejos que comercializamos.

Los últimos avances técnicos para conseguir la mejor calidad

Un paseo por nuestra fábrica